#BookReview: Beyond the Label

 

Me pareció apropiado traerles este libro para diciembre por varias razones.  La primera de ellas porque mis libros favoritos este año han sido, como este, los que están escritos desde lo autobiográfico, con muchas lecciones de negocios pero también de vida.  Segundo, porque encontré en la autora, Maureen Chiquet, a una mujer valiente, auténtica e inspiradora. Y como en diciembre vamos a hablar de inspiración, intención y objetivos me pareció apropiado.

Pues para empezar les cuento un poco de la autora, Maureen Chiquet es estadounidense pero desde muy jovencita se enamoró de la cultura francesa e hizo todo - y lo logró - para vivir y trabajar allá.  El libro narra toda su carrera profesional, desde que sus días de recién graduada trabajando en L’Oréal, hasta su puesto cumbre como CEO global de Chanel.

Me encanta que cuando decide escribir el libro, ya ha dejado su trabajo y se describe a sí misma como la líder de su propia vida y señala como muchas veces terminamos identificándonos con un puesto y dejamos de saber quien somos (being there, done that).

Dice Chiquet que su mayor impulso siempre fue el sentido de la curiosidad, de hacer lo que se siente auténtico y encontrar belleza en la imperfección.   En las primeras páginas de la introducción hace una pregunta que me pareció bomba: “¿Por qué deberíamos separar el arte de los negocios, los sentimientos de la lógica o la intuición del juicio?” Para ella, la respuesta es que no deberíamos y basada en esos principios es que narra a través de las 260 páginas su historia de éxito.

Se describe a sí misma como una lectora ávida, una soñadora que siempre quiso explorar más allá (nuevamente me identifico) y recuerda con cariño a uno de sus profesores que le enseñó que era más importante escuchar que hablar, a conocerse a sí misma desde otra perspectiva para entender cómo la percibe su interlocutor y desde ahí refinar su presencia.   Y esta, en los negocios, pero también en la vida, es una lección importantísima.

La autora habla de las circunstancias difíciles como maestras y me encantó que su razón para llamarlas así es que nos obligan a acercarnos a lo que es más importante para nosotros, volver a la base.   Habla también de la importancia de pedir ayuda y cómo trabajar de forma colaborativa está lleno de beneficios - a pesar de la mentalidad egoísta que predomina en nuestras culturas.


 

Chiquet habla de la importancia de entender el impacto de cada decisión que se toma y como la suma de un montón de decisiones pequeñas puede terminar siendo grandes iniciativas.   Y de nuevo la cito textualmente porque me encanta lo que dice: “No existe oportunidad tan pequeña para mostrarte lo que sos capaz de lograr, no existe un jefe tan malo del que no podés aprender, aunque sea para mostrarte cómo no liderar.” De todo se aprende.

El libro tiene lecciones valiosas de liderazgo, que la autora va aprendiendo a lo largo de su camino profesional, a veces desde la posición de subordinada, a veces desde la de jefe. Cada una de ellas es súper valiosa y aplicable.  Una de las que más me gustó es como tenemos que aprender a manejarnos a nosotros mismos para ser capaces de liderar a otros. Y que por ende, siempre somos un trabajo en progreso.

A lo largo del libro la autora habla de las situaciones que le tocó enfrentar por ser mujer desde el acoso hasta el “qué dirán” por ser la principal fuente de ingresos de su hogar, mientras su esposo se dedicaba a sus hijas en una época donde era nunca antes visto.  Me gusta que su perspectiva es fuerte, de mujer pionera más que de víctima.

Maureen Chiquet cree profundamente en el poder de la creatividad para liderar un negocio, que todas las demás habilidades pueden ser aprendidas en el camino pero la creatividad tiene que estar en el centro.  También que una compañía debe mantener su alma y corazón - su razón de ser - muy claros, porque en el momento en que pierde esa claridad, también pierde su talento.

Recomiendo este libro muchísimo.  Está lleno de lecciones. Además es muy diferente la perspectiva de una autora escribiendo de estos temas versus la mayoría de los libros, escritos por hombres.  Resulta enriquecedor, fresco y valioso tener ambas perspectivas. Y como dice el título del libro, es una invitación a movernos, más allá de las etiquetas, hacia los lugares donde nos indica la intuición.  

¡Abrazo! Lucía
 

39 - 4 diciembre 2018.