#BookReview You Are a Badass at Making Money

Este libro me lo compré por recomendación de tía Flora y la verdad es que lo disfruté bastante, es de fácil lectura y lleno de citas inspiradoras.  Ahora, me parece importante hacer un disclaimer: lo disfruté en este momento de mi vida porque he aprendido a creer en la energía, en el poder de la manifestación y en que la mentalidad lo es todo.  Puede que si lo hubiera leído hace unos años no me hubiera convencido tanto. 

Pero bueno, muchos de los libros que he leído para este blog tienen estudios hechos por neurocientíficos que explican cómo el cerebro no distingue mentiras de realidades y cree todo lo que le decimos y de ahí la importancia de la palabra y lo que nos decimos a nosotros mismos.   Partiendo de ahí, el libro básicamente en lo que se enfoca es en ayudarte a construir una mentalidad de abundancia. Les cuento un poco más: 

Es un libro de 13 capítulos y cada uno de ellos tiene al final un mantra para repetir, ejercicios prácticos para cambiar la mentalidad y una práctica de gratitud.  Desde la introducción Jen Sincero lo que dice es que si estás listo para hacer dinero, podés. Podés hacer mucho dinero. Todo parte de la relación que tengás con el dinero y de estar conscientes de que esta es una relación que de ser necesario puede transformarse, sanarse y potenciarse.  La premisa de la autora es que todos tenemos el potencial para crear la realidad que elijamos. 

En el primer capítulo Sincero habla de cómo a veces preferimos quedar bien con la gente en lugar de enfocarnos en lo que queremos para nosotros mismos.  Dice la autora que el primer paso hacia la abundancia es darnos permiso a nosotros mismos de ser millonarios. Y sobre la definición de millonario, dice que es aquel que tiene la capacidad para comprar las cosas y experiencias necesarias para vivir tu vida más auténtica.  Osea, depende de cada uno cuánto necesitamos para tener esa vida abundante. 

A lo largo de todo el libro la autora habla de la Inteligencia Universal, como esa fuerza poderosa en la que está disponible todo lo que deseamos para nosotros.  Todo en el universo está en constante expansión, nosotros también, pero tenemos que darnos permiso para crecer. 

La carencia es ese estado en el que creemos que lo que necesitamos no existe.  Que no hay suficiente, que el dinero gastado nunca volverá.  

Si amás la libertad y las opciones, amás el dinero porque eso es lo que el dinero te da.  Nuestra realidad es aquello en lo que creemos, el poder de nuestra mente es superior a cualquier verdad externa.  Por eso tu mundo exterior es una imagen de tu mundo interior (esta idea me parece muy poderosa). 

El libro es en general una invitación a elegir la abundancia por encima de los miedos.  De ahí que las palabras tengan tanta importancia. Las palabras traen a la vida nuestras creencias y pensamientos, nos ayudan a formar nuestra identidad y nuestra realidad, por eso es importante poner atención a lo que nos decimos.  Tus pensamientos dictan tu realidad y tus emociones. 

El dinero es una unidad de medición utilizada para intercambios.  Lo que vos hacés con el dinero, cómo lo pensás, sentís y hablás de él es lo que le da personalidad.  El dinero es energía. Dar y recibir dinero es un intercambio energético. 

Dice Jen Sincero, que cuando se trata de dinero lo que nos toca a cada uno es hacer el trabajo energético, encargarnos de vibrar alto y que la inteligencia universal se encarga del resto.  Por eso, ojo con devaluarse, con bajarse el piso, la energía que lanzamos es la energía que recibimos de vuelta. El dinero está hecho para estar en movimiento, ir y venir como la energía. 

Que el miedo no nos paralice, sentir miedo significa que nos estamos arriesgando y eso siempre es bueno.  Pero no dejemos que se meta en nuestro lenguaje, estoy agradecida, puedo, disfruto, elijo son todos verbos que deberíamos usar más. 

Parte de la mentalidad de abundancia tiene que ver con tener claridad con el para qué queremos el dinero, qué significa para nosotros y cómo nos va a hacer sentir.   En vez de andar buscando dónde recortar e ir a la segura, busquemos dónde nos podemos expandir y crecer. 

Trabajar con la inteligencia universal significa mantenerse abierto a ideas y oportunidades que aparecen “de la nada”.  Dónde te enfocás es donde creás más. Por eso, la preocupación es tan peligrosa, cuando nos preocupamos por algo, nos estamos enfocando en eso y por ende estamos multiplicando esa preocupación.  Mantené tu mentalidad fuerte, abierta y lista para recibir. El universo siempre te va a enviar lo que necesitás. 

Me encantó que la autora habla de la importancia de la fe. De que la fe te permite liberarte de pensar cómo van a ocurrir las cosas y te deja confiar en que las cosas pasarán.  La fe fortalece nuestra relación con la inteligencia universal, nuestra mentalidad de abundancia. Actuar con fe siempre te va a hacer ganar. El enfoque es amigo de la fe y la potencia. 

La gratitud eleva la frecuencia.  La desesperación repele, la gratitud atrae.  

Dice la autora que transformar nuestras vidas es cuestión de deseo y decisión, el dinero existe, es solo cuestión de qué tan seriamente lo queremos para nosotros.   El dinero hay que recibirlo y gastarlo con fe y gratitud de que volverá y se multiplicará.

Hay que jugar a ganar en lugar de jugar a no perder. Entre más das, más recibís. Todo el dinero que deseás está disponible para vos.   Estas últimas tres frases definen muy bien el libro. Si hay algo que ciertamente logra es ponerte a pensar en cuál es tu mentalidad y cómo ésta te afecta.  Me cuentan si se leen el libro, gracias por leer este review. Les deseo abundancia en sus vidas. Abrazo, Lucía 

79 - 9 octubre 2019


Lucia Rodriguez