Cuestionar - se TODO

Al final de Originals hay una sección que se llama algo así como ejercicios para la acción.  Se trata básicamente de una lista de actividades propuestas para acercar nuestro estilo de vida al de las personas no conformistas de las que habla el libro.

Estos días les he estado compartiendo en mi perfil de Instagram algunos de esos ejercicios. Pero me pareció que la idea de cuestionarnos la realidad merece un blog post completo porque es un tema que personalmente me ha estado persiguiendo en los últimos meses, tal vez años. 

Textualmente, el ejercicio que propone el libro (la traducción es mía pues el libro lo leí en inglés) dice lo siguiente: 

“Cuestionar el Default. En vez de dar el status quo por sentado, pregúntese por qué existe en primer lugar.  Cuando uno recuerda que las reglas y los sistemas fueron creados por personas, se hace muy claro que no están grabados en piedra y entonces es lógico empezar a considerar cómo podemos mejorarlo.”

Esta idea de cuestionar lo que daba por sentado desde siempre me llegó por primera vez cuando leí Sapiens de Yuval Noah Harari.  Ese libro en particular me voló un poco (mucho) la cabeza, me hizo entender por ejemplo los cambios en los patrones de belleza, las inconsistencias de la iglesia, los sistemas económicos y un sin fin de cosas más que nunca antes me había preguntado. 


Luego hice la formación en Business Coaching y se estudia en profundidad el tema de los paradigmas y entonces seguí construyendo sobre esta idea que plantea tan claramente el libro sobre que si las reglas fueron escritas por humanos, los humanos también podemos cambiarlas. 

En febrero les publiqué también el #BookReview de un libro que se llama A More Beautiful Question que promueve esta idea de que las preguntas nos hacen más inteligentes y que el sistema educativo tradicional nos instauró un cierto miedo a preguntar y que realmente deberíamos retomar la costumbre de cuestionarnos. 

Ahora me estoy leyendo Freakonomics, libro del que hablaremos en un par de semanas y el autor hace precisamente eso, preguntarse la relación entre cosas que aparentemente no tienen nada que ver y descubre cosas muy interesantes.

Entonces el blog post de hoy pretende ser un recordatorio de que tenemos el poder de cambiar, nosotros mismos y el mundo a nuestro alrededor.  De que si tenemos algo al frente que no nos gusta, nos preguntemos cómo podríamos cambiarlo y sobre todo de que no demos nada por sentado. Caminemos por la vida con curiosidad, descubriendo y preguntándonos todos los días cosas distintas.  Nuestro cerebro lo va a agradecer. 

Abrazo, Lucía

68 - 16 de julio de 2019.