Sesiones de perspectiva

SESIONES DE PERSPECTIVA: ASÍ NACIÓ TODO

Las sesiones de Perspectiva es el primer producto que desarrollé cuando decidí empezar este proyecto.  Hoy les quiero contar 2 cosas: primero en qué consisten y luego, como nacieron. Empecemos.

Una sesión de perspectiva es una reunión que decidís tener con un consultor externo cuando tenés una situación que no estás seguro cómo resolver,  te genera dudas o ansiedad, o simplemente querés una opinión adicional. La idea es que nos juntamos (presencial o virtual), me contás todo sobre esa situación y yo te doy mi visión al respecto.

¿Por qué sirve?  Solo el hecho de ordenar las ideas para explicárselas a una persona ajena ya es de ayuda.  Además, cuando uno no está involucrado en un proyecto es más fácil ver con claridad posibles formas de lidiar con la situación.  En ese rato que conversamos yo te cuento cómo lidiaría yo con esa situación, qué casos similares he visto, leído o vivido y vos te quedás con tu cerebro más ordenado y seguro de cómo proceder.

Este producto nació precisamente de las sesiones que hago periódicamente con una amiga y fueron el punto de partida para lanzarme a hacer este proyecto.  Esta es la historia completa.

Érase una vez, en un pequeño país del trópico, una brillante mujer emprendedora.  Esa mujer brillante, es mi amiga del alma Silvia, creadora de Little Monsters.

El negocio de Silvia es un proyecto maravilloso, que toca muchas vidas a través de la educación y que hoy es una franquicia exitosa.  Pero como todo emprendimiento, el camino es largo y cuesta arriba. El inicio de LM implicaba una apuesta gigante y por ende mucho estrés.

perspectiva+3.jpg

La vida del emprendedor es como estar en el ojo del huracán.  Pues una tarde hace 3 años, Silvia (en medio de su huracán) me llamó y me dijo: Lu, necesito que vengás a darme perspectiva.

Inmediatamente, programamos vernos y cuando llegué a LM para tener nuestra reunión desde la piscina de almohadas, Silvia - que es la empresaria más organizada que conozco - me tenía una presentación súper completa en la que mostraba temas como: diseño de producto, mercadeo, finanzas, etc.

Escuchándola podía entender por qué estaba tan overwhelmed, pero también, siendo una outsider, era fácil para mi ver posibles soluciones a lo que en ese momento le hacía ruido a Silvia.  Tomé páginas y páginas de apuntes.

Solo el hecho de prepararse para explicarme su situación y compartirla en voz alta con alguien más ya empezaba a aclarar mucho para Sil, yo misma a veces hablo sola en voz alta porque me ayuda a aclararme.  Luego de toda la presentación, hice todas mis observaciones y sugerencias y ella se fue a tomar sus decisiones. Casi que de nuestra sesión esa tarde salió un plan de acción.

Desde entonces, nuestras sesiones de perspectiva son regulares, a veces presenciales, a veces por teléfono y siempre es satisfactorio ver cómo se van resolviendo las cosas.  

Partiendo de aquí, me di cuenta que este tipo de reuniones son valiosas y así nació el primer producto de un proyecto que moría de ganas porque naciera pero no tenía ni idea de qué era.  Un proyecto que todos los días evoluciona conforme avanzo en este camino.

El post de la próxima semana no lo escribo yo, invité a Silvia a que les cuente cómo son las sesiones desde su punto de vista.

Como siempre, estoy feliz de recibir sus comentarios y preguntas.  Aquí pueden ver más detalles de las sesiones y por favor escríbanme para agendar su sesión.


Un abrazo!

Lucía 

18 - 17 julio 2018.