Marketing, día del padre y la sele

 

Este domingo que pasó, 17 de junio de 2018, se juntaron en las mismas 24 horas el día del padre y el debut de Costa Rica en el Mundial. Hay algunas reflexiones que desde el marketing podemos hacer al respecto.

Muchas veces he escuchado gente decir que no celebran fechas como esta porque son elaboraciones del mercadeo inventadas para hacernos consumir más.   Y aunque no estoy segura que esto sea cierto, si definitivamente hay un componente de consumo en estas fechas especiales que puede (o no) ser cuestionado.

Yo creo que el mercadeo es una herramienta poderosa que puede ser utilizada para bien y también para mal y que es 100% nuestra responsabilidad utilizarla para promover cambios positivos.  

Creo también en que es importante reconocer la labor de los papás en nuestras vidas.  Lamentablemente, sobre esto leí ayer varias reflexiones y no todos aquellos que nos dieron vida son merecedores de una celebración.  

AOR18_SesiónFamiliaLucía_-14.jpg

Entonces más allá de comprar por comprar o consumir por consumir, una fecha como el Día del Padre es un buen momento para reconocer a los que lo han hecho bien y reflexionar sobre lo que podemos hacer desde el marketing para generar cambios sociales hacia la paternidad activa, responsable y amorosa.   

Recordemos que el marketing busca cambiar comportamientos, generalmente esto está relacionado con consumo pero podría también estar relacionado con un cambio social, depende de nosotros. Pensemos en eso, pelotiemos, tal vez entre todos cambiamos un poquito el mundo.

 

Cambiando a un tema menos serio,  también celebramos el domingo el debut de Costa Rica en el Mundial.  Ya lo hablábamos en el post pasado, el fútbol, y especialmente un mundial donde se apela a nuestro nacionalismo, mueve muchísimos intereses y pasiones.  En este sentido me gustaron iniciativas como la de Hola Lola que diseñó una camiseta conmemorativa para la Sele, que podía ser a su vez un regalo para los papás.  Estrellita para ellos.

Así, este sería un domingo dedicado a los papás y al fútbol.  Con una complicación: el partido era a las 6 am. Lo que implicó que todos nos preparáramos para desayunar y celebrar desde muy temprano.  Esto pudo haber sido una limitación o una oportunidad de oro para las marcas.

En mi caso, planeamos un día completo de futbol y comida.  El sábado en la noche hicimos todo el meal prep, pusimos la mesa y llenamos la cocina de banderas.  Esa noche no dormí, la ansiedad y nervia del partido me tuvieron en vela (como si yo jugara) y a las 5 am me levanté, me bañé y me fui para donde mis papás.  

En el camino, vi muchos carros, de gente que como yo iba a ver el partido en otras partes y me llamó la atención ver el Applebees de la rotonda de la bandera, abierto y repleto de gente.  Es en definitiva una movida inteligente, cambiar el horario -y me imagino que el menú- para recibir a las familias que prefirieron celebrar fuera de sus casas. Estrellita para los comercios que como este, vieron una oportunidad de ofrecer una experiencia distinta y la tomaron.

En mi casa, pasamos el día comiendo y viendo partidos, le compramos regalos a mi papá, pero más importante, pasamos un día en familia lleno de actividades fuera de nuestra rutina.  Y bueno, la sele no nos dio la posibilidad de celebrar un gane, pero sí la posibilidad de salirnos de la rutina y tener un día del padre diferente.

Este fue también el primer día del padre que tengo el blog y eso nos llevó a hacer la sesión de fotos que les muestro en este post.  Esta es posiblemente una de las actividades más divertidas que hemos hecho en familia y también un regalo lindo y significativo. Muchas gracias a Adriana Ovares y su equipo por hacerlo posible. Espero que su día haya sido tan bonito como el mío y nos leemos la próxima semana. Un abrazo, Lucía

AOR18_SesiónFamiliaLucía_-19.jpg

 

14 - 18 junio 2018.