Marketing y Cultura

¿hay algo en común?

 

Hace un año me di cuenta de que había empresas (porque llegué a trabajar a una) para las que el departamento de marketing no era importante y fue como una cachetada, porque para mi es central.  A través de todo lo que he estudiado este año, he confirmado que un departamento de marketing bien manejado efectivamente es crucial para el éxito no solo de la marca, sino de la organización en general, y ese éxito va mucho más allá de las ventas.

Un departamento de marca bien manejado es uno que construye estrategias que tocan toda la organización y que lejos de hacer campañas cortoplacistas tiene un visión integral de su responsabilidad en los diferente aspectos de la compañía.  En este caso, vamos a hablar del papel del marketing en la construcción de cultura empresarial.

La primera labor del departamento de marketing es construir y mantener relevante la marca.  La claridad en la construcción de la marca, su propósito, sus valores, su tono deben ser vividos intensamente por el primer público de la compañía, el público interno.

Pensémoslo, cuando una persona dice que trabaja para la compañía X, cualquier persona externa tiene una única referencia de esa compañía, lo que ha visto de la marca en el mercado y se espera que la persona que trabaja para esa marca lo sepa todo sobre ella.  Como departamento, ¿cuánto hacemos para comunicar hacia adentro nuestras acciones? ¿Cuánto saben nuestros compañeros de otros departamentos lo que estamos haciendo en marketing y porqué?


 

Cuando los empleados viven intensamente la marca, automáticamente la empresa se vuelve más creíble, más consecuente.  Cuando el departamento de recursos humanos entiende la marca, le es más fácil contratar personas que se identifiquen con ella.  Cuando el departamento de ventas entiende la marca, la representa y la ofrece con más contundencia. Cuando el departamento de finanzas comprende la marca, puede discernir mejor cuáles inversiones construyen y porqué.

Construir la cultura de una empresa (sea esta grande o unipersonal)  es responsabilidad de sus líderes, pero para que la cultura sea REAL deben creérsela y vivirla todas las personas que trabajan a lo interno de la organización.  Todas, desde el puesto más alto hasta el último empleado de la compañía. Debería ser tan fuerte, que incluso las personas que aún no hemos contratado sepan de esa cultura. Y la forma que tienen de saberlo es por un lado a través del marketing y por otro, por lo que dicen las personas que están adentro.

Me gusta pensarlo como un círculo virtuoso, cuando la marca está bien definida, la conocen y la viven todos los colaboradores de la compañía, la cultura será consecuente y la representará de la mejor manera.   Cultura y marca se alimentan y potencian la una a la otra.

Por eso, los invito a demandar más de sus departamentos de marca.  Demanden marcas sólidas, campañas relevantes, estrategias a largo plazo.  Demanden entrenamientos, entender y ser parte de la marca, no importa a cuál departamento pertenezcan.  Y si trabajan o son dueños de una compañía pequeña que no tiene un departamento, cuestiónense esas cosas.  Hablen con un experto, lean al respecto. Les prometo que habrá grandes diferencias cuando hagan esto.


¡Abrazo! Lucía

 

33 - 23 octubre 2018.