Mid Year Review

Hoy es el último martes de junio y por ende nos toca hacer la tradicional revisión trimestral de objetivos.  Esta me parece importante porque marca la mitad del año, tuvimos 6 meses para echar a andar los objetivos que nos planteamos y quedan 6 más para culminarlos con éxito. 

Así en términos generales, podría decir que los últimos 3 meses no han sido lo que esperaba y que posiblemente todos mis objetivos no vayan del todo bien.  PERO también puedo decir que precisamente porque de los tiempos difíciles aprendemos, empiezo el segundo semestre con una energía distinta y con mucho más conocimiento que antes gracias a las experiencias de estos últimos meses. 

Entonces, como saben, divido mis objetivos anuales en categorías vamos a ver cómo voy: 

Objetivos recurrentes, estos son los que me planteo todos los años, hay unos en los que siempre avanzo súper bien y otros que no tanto, veamos: 

El primero es leer al menos 24 libros en el 2019.  Ok, vamos on track. No me he terminado el libro 12, pero tengo de aquí al domingo para terminarlo y lo voy a lograr.  Quiero decir que esta meta no ha sido nada fácil y que de no ser por mi sistema, no lo habría logrado. Tengo alrededor de 3 libros que quiero leer y están sentados en mi biblioteca esperándome pero que no los leo porque son muy largos y no me daría chance de leerme 2 en ese mes.  Tal vez el año entrante planteo este objetivo diferente. 

Meditar, vamos mal. De los 91 días de este trimestre medité la mitad, 45 de 91.  PERO pasó algo importante y es que retomé el ejercicio. En abril empecé a hacer spinning todas las semanas y lo he mantenido bastante bien.  También, la hora que pedaleo es una en la que procuro mantenerme muy presente y concentrada en el aquí y el ahora así que supongo que gano puntos por eso. 

Sobre pasear y conocer lugares nuevos podría ir mejor.  De hecho, me voy a proponer en este instante lucirme con este objetivo en el segundo semestre.  En abril, fui a la playa en semana santa, en mayo, por trabajo estuve visitando Turrialba y la zona del Rincón de la Vieja y en junio, también por trabajo, estuve yendo a Nicoya para aprender sobre los Blue Zones.  Técnicamente voy cumpliendo, pero me comprometo a que los paseos del próximo trimestre sean puro placer y nada de trabajo. 

Siguen los objetivos financieros, desde que los puse sabía que iban a ser un reto.  Y lo son. Aquí es un tema mucho más grande de si voy on track o no, porque ir al día significa trabajo duro.  Vamos a ver como vamos: 

Establecer un presupuesto y apegarme a él.  Esta meta ha sido demasiado esclarecedora y demasiado retadora a la vez.  El presupuesto obviamente está alineado a los ingresos y los ingresos no son estables aun.  Entonces, puedo decir que he logrado todo lo que tengo que pagar so far. Puedo decir que mantengo un control bastante al día de mis ingresos y gastos.  Puedo decir que me he dado cuenta que entre más uno tiene más gasta sin sentido. Y finalmente puedo decir que sigo trabajando en optimizar este punto. Pero definitivamente, hay mucho espacio para mejorar.  


El RL360 es un plan que tengo de ahorro a futuro, para cuando me pensione.  Lo empecé cuando tenía mi trabajo corporativo con un plan de ahorro muy agresivo.  En abril logré bajar la cuota a una más accesible para mi realidad actual y lo veo como una inversión mega importante.  Pero es un reto todos los meses. Lo bueno es que va on track. 

Objetivos personales 

El primero es uno que me propuse desde el año pasado y tiene que ver con estar más presente.  Para mi familia, para mis amigos y para mí misma. Este objetivo nace de la necesidad de construir a esta nueva Lucía, una que sigue amando su trabajo pero ya no lo pone en primer lugar.  Procuro estar más para mi familia y mis amigos, he retomado relaciones que tenía abandonadas y hacerlo me hace muy feliz. Pero no solo procuro estar más, también procuro estar mejor. Y eso es trabajo personal, es autoconocimiento y es terapia.  Trabajar en mí ha sido de los logros más importantes de este año. Soy cada vez más consciente de que es un trabajo que nunca acaba pero veo los avances y me gusta. 

El otro objetivo personal tiene que ver con deshacerme de creencias limitantes con respecto al amor y pues, ahí va.  Este objetivo solo depende parcialmente de mí, pero trabajo en lo que puedo trabajar.

Finalmente los objetivos de negocio, por un lado este blog y mantenerme constante, publicando todas las semanas.  El blog es una de mis rutinas que más me gusta, amo escribir, me obliga a mantenerme actualizada para seguir generando contenido que sea de valor. En estos 3 meses, tuve tanto que hacer que también hubo momentos en los que sentí la presión de que no lo iba a lograr, el cansancio y la falta de inspiración.  Incluso hubo una semana que no escribí y eso fue todo un tema para mí. Pero aquí sigo, feliz escribiendo y compartiendo. 

El otro objetivo tiene que ver con promover las Sesiones de Perspectiva y generar ingresos todos los meses.  Para este objetivo tengo muchos planes para la segunda mitad del año. Puedo decir que efectivamente todos los meses generan y que además van en crecimiento.  También tengo que decir que definitivamente necesitan mucho de mi tiempo y dedicación para que crezcan como quiero que crezcan y eso me ha hecho tomar decisiones importantes en estos 3 meses.  

Cierro contándoles de esas decisiones, que si bien no entran en los objetivos que escribí también son cosas que he estado haciendo y que suman aprendizaje.   En este último trimestre volví a ser profe en la U y esa es de las cosas que más me gusta. Está tan alineado a mi propósito y me hace tan feliz que sonrío mientras escribo esto.  Es muchísimo trabajo, cansado y no muy bien remunerado pero les juro que me encanta.

Finalmente no estoy más en el trabajo que me daba la estabilidad financiera. Este es el cambio más grande y más retador al que me voy a enfrentar ahora.  Segura de que voy a encontrar el camino para seguir cumpliendo metas y viviendo desde el propósito pero también frente a un camino desconocido, emocionante y nerve racking a la vez. Y ¿sus objetivos? Cuéntenme, cómo van!

65 - 25 junio 2019.