La pregunta más poderosa

que me hicieron el 2018

 

Hoy les escribo sobre un tema del que no soy experta pero que me tocó tanto personalmente, que quiero compartirles.   En noviembre, cuando estuve en Bogotá e hice con mi amiga @veronicareyes.co el taller Agradece, Organiza y Concreta decidí participar activamente de los ejercicios que proponía Vero.  

Digamos que siempre he sido planeadora desde un punto de vista muy práctico.  Pero estos ejercicios me cambiaron por completo la #perspectiva y por eso se los quiero compartir.

Vero compartió muchas cosas, y ahora que me siento a escribirlas no sé si voy a lograr ser tan coherente como ella, pero trataré.  Primero, desde lo conceptual es importante entender la intención como algo que queremos, una semillita que empieza a nacer. Pero también como algo que tenemos que accionar para lograr.  Osea, que no nos pase que las intenciones se queden solo en eso, intenciones. Ya lo dice el dicho, “de buenas intenciones está lleno el infierno”.

En el taller, primero recordamos todo lo que pasó en 2018 y agradecimos por todo: lo bueno y lo malo.   Pensamos en lo que aprendimos, lo que quedó pendiente y de lo que nos queríamos despedir. Este es un ritual que nunca había hecho y me pareció especial e importante.

 

Luego pensamos en lo que queríamos para el 2019, las metas que nos íbamos a proponer alcanzar y a continuación vino LA PREGUNTA:

¿Cómo te querés sentir?

Y esas 4 palabras lo cambiaron TODO.

Parece la pregunta más sencilla del mundo, pero nunca me la había hecho.  Nunca había considerado que si decido como me quiero sentir, puedo trabajar por eso.  Como jamás lo había pensado, no me había dado cuenta que había emociones que tenía enterradas y que quería volver a sentir.  Y ahora, trabajaré por sentirlas.

Fue, sin duda, la pregunta más poderosa que me hice en el 2018 y estoy ansiosa por ver los resultados.  Ustedes, ¿cómo se quieren sentir?

¡Abrazo! Lucía
 

40 - 11 diciembre 2018.